La competición genera poca emoción tanto en el ámbito deportivo como en el económico, puesto que no genera ingresos extras a los jugadores por obtener el trofeo.