Recordar hechos gloriosos no siempre es lo más indicado, menos cuando las cosas no van bien.